El Jueves de Compadre, una festividad de origen celta

Esta fiesta en tiempos remotos se realizaba para entablar un noviazgo entre la población más joven de la localidad

Un grupo de amigos hace casi 20 años celebrando el Jueves de Compadre. FOTO: Antonio Martín
FIESTAS POPULARES

Los vecinos de Quintana de la Serena celebrarán este próximo 31 de enero, una de sus fiestas más populares, el Jueves de Compadre. Su fecha viene regida al jueves sesenta días antes de la celebración del domingo de resurrección y de ahí, su variabilidad pudiendo ser en enero o febrero.

La festividad del Jueves de Compadre parece ser que está relacionada con el dios celta Imbolc que a su vez está relacionado con el dios celta Kernunnos. De hecho, lo que conocemos hoy en día como rosquete, es una semejanza imitando al torque (collar que llevaba Kernunnos).

De origen remoto, sus tradiciones y costumbres han ido evolucionando, manteniendo la gastronomía típica de productos de la matanza del cerdo realizada en los meses de noviembre, diciembre y enero, acompañado de dulces como la típica 'regeñías' y el rosquete de pan con huevos.

No obstante, sí que ha evolucionado mucho en costumbres y tradiciones a lo largo de los años, las últimas noticias con las que contamos de la forma de celebración del Jueves de Compadre de nuestros antepasados no era tal y como se conoce hoy en día.

En aquel entonces, lo típico de este día era que los hombres salieran solos pidiendo por las casas huevos y embutidos de la matanza que por la noche comían en casa de unos y otros.  Después del banquete, tocaba 'echar la postura' que consistía en verter paja en las puertas de las casas de las mozas con el fin de que a la mañana siguiente cuando salieran a limpiar las pajas vigilarlas intentando entablar una relación para un posible noviazgo.

Su evolución también se ha notado en los lugares de celebración de la festividad puesto que antes se solía ir al aire libre (debajo de una encina) y en la actualidad este día se celebra en casas de campos.

Cabe resaltar la figura del compadre, quien se encarga de obsequiar a su ahijado de una 'comadrá' formada por el rosquete con huevos, regeñías y embutidos.

Así, con esto de que todos los quintanenses, de la misma manera que cualquier hijo de cristiano, tiene padrino, no falta nadie en esta fiesta. Consiste en buscar un lugar en el campo, hasta donde se desplazan los grupos de familiares y amigos, para degustar en armonía la 'comadrá'. Un buen pretexto para pasar una buena jornada campestre y disfrutar de los productos típicos extremeños.

En Extremadura, junto con Quintana de la Serena también celebran esta festividad Ribera del Fresno y Arroyomolinos.