Diego Gallardo en el Municipal de Quintana
Diego Gallardo en el Municipal de Quintana / CEDIDA

"Lo más importante de todo es el trato con el jugador"

  • Ha guiado desde la nada al equipo hasta la gloria. Ha vivido el inicio, la superación y la victoria del CD Quintana

Tras consolidar al conjunto local en estos tres años nos cuenta cómo ha sido esta etapa que define como "única e inolvidable".

¿Cómo surge el proyecto de recupera el equipo senior del C.D. Quintana?

En la localidad llevábamos 8 años sin tener un equipo senior que compitiera en las categorías superiores. Por entonces, el proyecto comenzó a gestarse en la mente de algunas personas que ahora forman la directiva y el cuerpo técnico, y decidieron poner en marcha el equipo.

¿Cómo se logró?

Comenzamos a llamar los futbolistas del municipio que en su día jugaron en categorías inferiores y que llevaban tiempo sin competir. Tuvimos una respuesta positiva por la totalidad de jugadores a los que se lo propusimos y entre el compromiso de ellos y el empeño de la directiva, el equipo comenzó a andar. Finalmente logramos una plantilla de 19 jugadores locales de los 21 que la formaron.

¿Tenía usted en mente ser entrenador?

Cuando se fue asentando el proyecto y me lo propusieron lo acepté con ilusión. Aún así debo reconocer que tuve mis dudas, puesto que yo siempre había entrenado a infantiles y alevines, y de momento tendría que tratar con hombres en el vestuario y en una liga más competitiva. Mentiría si dijera que no me dio cierto respeto al principio. Para mi supuso un reto personal por entonces, pero no lo dudé y acepté.

¿Cómo fue la primera temporada?

Fue una temporada muy bonita en 1º Regional, aunque nosotros debíamos ir escalando puestos con la intención de jugar la fase de ascenso a Regional Preferente, disfrutamos cada partidos. Desde el inicio de la liga el equipo era claramente superior casi al total de equipos que disputaban la competición, por lo que no tardamos en colocarnos en los puestos de arriba.

¿Fue difícil el proceso de ascenso a 1ª División Extremeña?

Lo cierto es que para nosotros no, habíamos sido superiores durante toda la liga, ganando la mayoría de los partidos y una vez que comenzamos a jugar la fase de ascenso éramos conscientes que teníamos posibilidades de subir. Aun así la jugamos luchando y con mucho trabajo de por medio. En la primera fase el equipo al que nos enfrentamos fue el Brozas y en la segunda el Torremejías, y fue tan espectacular nuestro juego que logramos encajar 11 goles frente a 1 solo en los cuatro partidos.

¿Cómo se vivió ese momento?

Fue algo grandioso, el momento que recuerdo con más emoción de los tres que llevo en el C.D. Quintana. El futbol había vuelto a la localidad y lo había hecho por la puerta grande. La afición se había volcado desde el principio, y la celebración de aquel fin de semana de mayo de 2014 quedará siempre en mi memoria. Todo el pueblo se tiñó de rojo, salió todo el mundo al parque y a las calles a celebrar con nosotros el triunfo, y ver tanto cariño y esa reacción por parte de todos fue lo que nos dio impulso para seguir creciendo.

¿De qué manera recuerda la llegada a Primera División Extremeña?

La recuerdo con ilusión, y además íbamos muy reforzados por la temporada anterior tan buena que habíamos logrado. Aunque sabíamos que esta categoría era superior, nuestro equipo tenía calidad para estar y permanecer en él. Nuestro objetivo era mantenerse en Primera División Extremeña y disfrutar de cada partido de liga.

¿Los resultados fueron los esperados?

El bloque que teníamos era muy sólido a excepción de Juanfra que se fue a Barcelona y Miguel Ángel a Irlanda el resto de la plantilla continuó con nosotros, por tanto logramos consolidar un conjunto fuerte. Comenzamos con mucha humildad sumando puntos, partido tras partido pese a nuestra inexperiencia en esa categoría. Los buenos resultados al principio lo achacábamos al trabajo del equipo y la calidad de nuestro juego, pero pronto supimos que habíamos adquirido un nivel que nos hizo escalar posiciones en la tabla.

¿Cómo fue el final de temporada?

De manera emocionante, porque logramos ganar cuatro o cinco partidos seguidos y de pronto nos colocamos en los primeros puestos de la tabla. Fue algo inesperado para nosotros, que habíamos llegado nuevos ese año. La afición se volcó con nosotros de tal manera que llenaban el campo de fútbol cada domingo, y en los desplazamientos poníamos otro autobús más coches particulares para que acompañaran al equipo. Agradecimos mucho su apoyo porque nunca dejaron de creer en nosotros, nos animaban cada partido y eso repercutió de manera muy positiva en el ánimo de todos nosotros.

¿Qué significó jugar aquellos playoffs de ascenso a Tercera División?

Para nosotros supuso la recompensa al excepcional trabajo que había hecho el equipo durante toda la temporada. Aunque éramos conscientes que era improbable subir, porque en Tercera incluyen muchos factores, el hecho de jugar el ascenso colocó al equipo entre los más destacados de la competición y nos permitiría vivir en primera persona la experiencia. Pese a no lograr vencer al Montijo, que fue nuestro rival en el sorteo luchamos hasta el final con todas nuestras fuerzas. La sensación que nos quedó a todos nosotros fue de trabajo bien hecho y de haber logrado consolidar a un equipo fuerte y de calidad en Primera División Extremeña.

¿Hubo muchos cambios del año anterior a éste?

Llegaron 11 jugadores nuevos al equipo, de los nuestros algunos lo dejaron por motivos laborales, personales y otros cuantos se fueron a otros clubes. Al haber realizado una temporada tan buena, muchos de los clubes de la zona se interesaron por varios jugadores con condiciones quizás más óptimas, y por ello fue lógico que se fueran. Nosotros nos enfrentamos a un equipo prácticamente nuevo. Había que conocerse, volver a solidificar el bloque y crear nuestras estrategias de juego, algo que se puede lograr con mucho trabajo y así lo hicimos.

¿El inicio de la temporada fue complicado?

Sí, fue muy difícil. No lográbamos ganar ningún partido, todos los equipos a los que nos enfrentamos eran superiores en el terreno de juego, hasta tal punto que sumamos cinco derrotas en los dos primeros meses de liga y llegamos a estar en los puestos de descenso. Pero sin tirar la toalla continuamos trabajando duro, adaptándonos a las nuevas circunstancias, intentando que los nuevos jugadores se sintieran cómodos y así volver a crear un bloque sólido como el que teníamos.

¿Cómo se logró remontar?

Con mucho trabajo y esfuerzo por parte de los jugadores, que se tomaron en serio el asunto y pusieron todas sus ganas en salir del hoyo. Además en diciembre llegaron al equipo David y Pesca, que dieron un nuevo empujón y sumaron calidad al conjunto. Desde entonces el equipo comenzó a crecer y los jugadores volvieron a creer en sí mismos, viendo que la remontada en la liga era posible.

Y de pronto estaban en el cuarto puesto de la tabla ¿de qué manera se consigue eso?

A partir de febrero tuvimos una racha de cinco partidos ganados, uno perdido, dos ganados etc. Es decir, las derrotas no llegaban y nosotros cada vez aculábamos más puntos. Hasta el momento en el que estábamos a uno de la cuarta plaza que nos llevaría a disputar por segundo año consecutivo la fase de ascenso, pero en esta ocasión no fue posible. No fue porque faltara calidad o esfuerzo, porque los jugadores hicieron todo lo que estaba en sus manos, pero en el futbol a veces se gana y a veces no, y en ese partido ante el San Serván nuestro destino fue quedarnos a las puertas de los playoffs.

¿Qué supuso para el equipo esa derrota?

Nada negativo, al contrario, un año más habíamos logrado quedar en los primeros puestos que reafirmaban nuestra calidad y nuestro esfuerzo. Tanto los jugadores con el cuerpo técnicos nos quedamos con la sensación de trabajo bien hecho. Habíamos logrado el objetivo inicial que era mantenernos en esa categoría, y encima llegando arriba de la tabla. Estamos muy contentos y satisfechos por la temporada realizada.

¿Es difícil ser entrenador en tu localidad?

Sí, lo es. Siendo entrenador se pasan momentos muy duros, sobre todo cuando los puntos no llegan y se está en las posiciones de descenso, pero el hecho de serlo en tu pueblo es aún más duro. La confianza y la cercanía con los vecinos a veces hacen que los malos momentos del equipo solo se achaquen al entrenador, y hay tener paciencia y ser comprensivo para que ese tipo de cosas no te afecten personalmente ni en tu trabajo. En este punto siempre he tenido el apoyo de mi mujer y mis dos hijos que me han animado en las etapas más duras estos años. También ha influido de manera muy positiva la junta directiva y el cuerpo técnico que tenemos, que siempre ha tratado de favorecer al equipo y proponer soluciones en los malos momentos.

¿Cuál es su secreto como míster?

En estas categorías lo más importante es el trato humano, de tú a tú con el jugador. Además de los conocimientos técnicos que se pueda tener, el contacto diario con ellos es fundamental para que el equipo tenga éxito. Al final se forjan grandes amistades con los jugadores, se vive con ellos momentos difíciles y decisivos que hace que la relación continúe fuera del vestuario. Lo más positivo de estos tres años ha sido precisamente eso, el cariño que he recibido y lo que he aprendido con ellos. Hemos logrado un buen equipo y sobre todo un buen vestuario donde reina el respeto y el compañerismo.

¿Cómo se plantea el futuro próximo?

En estos momentos aún no he decidido lo que haré la próxima temporada. Por el momento estoy haciendo el curso de entrenador nacional porque me gustaría seguir dedicándome a esto, aunque profesionalmente es muy difícil. Quiero continuar como entrenador, pero no sé si en Quintana o en otro pueblo. Ahora tengo varias opciones, pero es una decisión difícil y la estamos sopesando. Tanto Candi García, mi mano derecha durante todos estos años y sin el cual no habríamos llegado hasta aquí, como yo, vayamos al equipo que sea siempre guardaremos un especial cariño a CD Quintana por lo vivido estos años aquí. Esté yo o no en el equipo les deseo que sigan creciendo y que luchen como hasta ahora porque un equipo tan grande solo se merece estar en los mejores puestos.

HOY

HOYQuintana

HOY DIGITAL

Registro Mercantil de Badajoz, Tomo 220, Folio 66, Sección, Hoja 11365, Inscripción 1 C.I.F.: B06335467 Domicilio social en Carretera de Madrid-Lisboa nmero 22 06008 Badajoz Correo electrónico de contacto edigitales@hoy.es

Copyright Ediciones Digitales SLU, Diario Hoy de Extremadura, 2008. Incluye contenidos de la empresa citada, del medio Diario Hoy de Extremadura, y, en su caso, de otras empresas del grupo de la empresa o de terceros.

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:

Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.

El proyecto local más potente creado por el Diario HOY para un municipio. La edición impresa tiene una distribución mensual gratuita de 2.000 ejemplares a todo color.

PUNTOS DE REPARTO

    • Ayuntamiento de Quintana
    • Anunciantes