La sencillez de todo un mito

Candido de Quintana ha compartido cartel y escenario con los mejores artistas del flamenco

Candido de Quintana en la puerta de su casa
A FONDO

Aunque a quién nos referimos se muestra una persona sencilla, franca y humilde, hablamos de todo un mito. Uno de los mejores artistas que ha parido la tierra extremeña; Don Cándido Barquero Fortuna, 'Cándido de Quintana'. Nombre artístico del que se enorgullece por llevar el seudónimo de su pueblo y porque se lo puso uno de sus mejores amigos.

Cándido no recuerda cuando empezó a cantar, por lo que se deduce que esta afición le viene desde muy pequeño. No se dio a conocer artísticamente hasta que en los años setenta, ganó un prestigioso concurso en el que participaban cantaores de todo el sur del país. En el premio se incluía la edición de un disco y esa fue su primera grabación. Después han venido muchos más, desde los antiguos vinilos, pasando por cintas de casete hasta el nuevo CD.

No es partidario de educar la voz, para nuestro personaje, eso no existe, 'la voz se puede perfeccionar pero a cantar no se aprende', 'el cantaor sabe lo que puede dar y  hasta dónde puede llegar, pero si no hay cualidades no se canta bien por mucho que la voz se eduque', afirma con rotundidad.

Para nuestro protagonista el flamenco hay que entenderlo para cantarlo, no solamente conocerlo. Para él no hay un palo preferido, pero confiesa que en la Seguirilla es donde más a gusto se encuentra.

No comparte con otros cantaores aquello de que tienen su propio estilo, porque siempre te fijas en alguno, ya no para imitarlo, pero sí para coger algún 'pellizco', o un 'quejío'. En su caso el cantaor favorito era el gran Manolo Caracol.

Ha compartido cartel y escenario con grandes artistas, ha grabado con Manolo Sanlucar, Paco Serrano y los mejores guitarristas del país, y en ningún momento le han temblado las piernas, sin embargo, confiesa que si le da mucho respeto cuando canta con sus hijos, el 'Duende', 'Chiqui', 'Javi' y 'David'. Todos ellos a excepción de Antonio, le han seguido en el mundo del flamenco, algo que lleva con gran orgullo.

Comparando los artistas de ayer y de hoy, 'Candado de Quintana' mantiene que para ser un buen cantaor o un buen torero, hay que pasar fatigas, hay que buscar los objetivos con interés y ganárselos con esfuerzo, como él lo hizo.

'Cándido de Quintana' que le da nombre a la peña flamenca de su pueblo de la que han salido muy buenos cantaores, quien ha ganado infinidad de concursos, de quien demandan su cante en importantes festivales y galas, quien ha compartido escenario y ha grabado con los más grandes,...desde el umbral de la puerta de su casa, se muestra sencillo, humilde, campechano y natural, y eso que estamos hablando de todo un mito.