Más de 70 ciclistas peregrinaron hasta Guadalupe

Se hizo una ofrenda a la virgen y se entregó un obsequio de granito a la comunidad franciscana

Los ciclistas participantes ante el monasterio de Guadalupe
CICLISMO

La partida fue a las siete de la mañana, no faltaron los necesarios avituallamientos y a eso de las 13:00 horas, ya estaban en la localidad cacereña todos los ciclistas. Ciclistas de todas las edades, desde los 13 años el más pequeño hasta los 66 años, todos bien agrupados realizaron esta ya clásica ruta que ha llegado ya a su X edición.

Una vez allí ducha en las instalaciones del monasterio que se ofrecen  para el peregrino y a continuación los socios del club hicieron una ofrenda floral a la Virgen en su camerino, la encargada de depositar el centro de flores fue la única mujer participante,  Maxi Tejado. También   hubo un obsequio de granito en forma de bellota para la comunidad franciscana del monasterio por su hospitalidad hacia el club organizador y demás participantes en esta ruta,  la el encargado de entregar este regalo fue el socio del club de mayor edad, Ramón Calero 66 años.

El día continuo con una comida entre deportistas y familiares que se desplazaron en dos autobuses y coches particulares para disfrutar de la jornada todos juntos  en la localidad cacereña.