Fallece en Brasil a los 90 años el erudito quintanense Guillermo de la Cruz Coronado

Los principales rotativos brasileños lamentan su muerte y lo consideran una eminencia que ha dedicado su vida a la educación la cultura y el arte

Gruillermo de La Cruz Coronado
CULTURA

Los principales diarios brasileños y columnistas de ese país y también de Portugal, han lamentado la pérdida de un quintanense cuya vida ha estado siempre llena de libros, enseñanzas y amigos.

Nacido en el municipio pacense hace 90 años, se licenció en letras por la Universidad de Sevilla en 1948 y en lenguas neolatinas en la Universidad de Madrid en 1951. Se formó en el lenguaje, la literatura y la cultura por la Universidad portuguesa de Coimbra en 1950, en lengua y cultura italiana en el Instituto Italiano de Cultura en Madrid, y la literatura italiana y el arte por la Sociedad Dante Alighieri de Roma, en 1951.

Guillermo de la Cruz Coronado fue profesor en el seminario mayor de la Escuela de Filosofía de Jerez de los Caballeros desde 1943 en la Facultad de teología de la Zafra desde en 1944, el colegio Claret de Don Benito, desde 1945 hasta 1946 y en la Academia 'Los Ingenieros' de la Universidad de Madrid desde 1949 hasta 1951.

De la Cruz Coronado, llegó a Brasil en 1955, país en el que se instaló para enseñar en la UNESP 1959 a 1987 y fue el fundador de los cursos de filología románica en 1979 y la historia del arte en 1980. Además de la UNESP, fue profesor en la Universidad Federal de Paraná entre 1952 y 1957 y la Universidad Católica de Paraná, entre 1953 y 1958. En Río Negro, al sur del país en el estado de Paraná, también era miembro ilustre de la Academia de Río de Arte y Cultura.

Coronado escribió nueve libros, entre los que podemos destacar, 'Poemas Intimidad, de 1950, 'Coimbra, Piedra y paisaje' de 1951, 'Ángel Gabriel, 1954 y 'Primavera del Sur, poemas brasileños' en 1956. El profesor y escritor deja a su esposa, Vera Helena y los hijos Juan Gabriel, y Fabiola Priscila. El cuerpo fue enterrado el viernes día 10 de febrero en el cementerio parque Jardín de la Paz.


TEMA DE ILUSTRES COLUMNISTAS


Ilustres columnistas brasileños, han dedicado su espacio a la lamentable pérdida, algunos de ellos incluso alumnos suyos. Uno de ellos, Alaor Ignacio, redactaba su columna indicando que "el viernes por la mañana, cuando lo vi por última vez, acostado en su lecho de muerte, he aprendido más acerca de la fugacidad de la vida. Y en silencio en un rincón, me despedí de él con un guiño íntimo.El profesor Guillermo de la Cruz Coronado, que nunca dejó que sus discípulos tuviesen ninguna duda de sus enseñanzas, esta vez no respondió, absorto en su diálogo infinito con Dios".

Por otro lado el reconocido periodista brasileño, Romildo Santana, se refiere a Guillermo de la Cruz, como "un hombre silencioso que se mueve en Rio Negro, el maestro que dio a pintores y poetas la clave de la vida y el sueño. Él nos explicó el secreto de cómo perfeccionar el carácter ejemplar de los hombres". Santana en su artículo califica al profesor quintanense con los atributos de un maestro, quien enseñó a sentir la poesía, y al igual que Borges y Quevedo siempre será recordado.

Sin duda se trata de toda una eminencia del mundo de la cultura que en Quintana, su pueblo natal, pocos conocían.