Antonio Nogales en el despacho parroquial. / M.FORTUNA

Antonio Nogales, párroco de Quintana, nombrado arcipreste de Castuera- Zalamea de la Serena

Fue denominado por el arzobispo Celso Morga

eMaría Fortuna
EMARÍA FORTUNA

La pasada semana el párroco de la localidad, Antonio Nogales, fue nombrado Arcipreste del arciprestazgo Castuera- Zalamea de la Serena.

El nombramiento se lo comunicó el arzobispo de la diocésis de Mérida- Badajoz, Celso Morga, a través de una llamada telefónica. «Me llenó de orgullo e ilusión el comunicado porque en cierto modo es un reconocimiento a mi labor».

Desempeñar este cargo implica tener la postestad de representar al obispo o asistir en su nombre cuando él no pueda estar presente en algún acto o celebración. «En definitiva el arcipreste es un sacerdote al que el obispo pone al frente con el fin principal de coordinar actividades pastorales y fomentar las relaciones entre los párrocos del arciprestazgo», concluye Nogales.