El Camino de Zalamea se rinde ante la Virgen del Carmen un año más

La entrada de la Virgen en el Camino de Zalamea /MARÍA FORTUNA
La entrada de la Virgen en el Camino de Zalamea / MARÍA FORTUNA

La procesión en honor a la patrona volvió a congregar a centenares de vecinos durante el recorrido

María Fortuna
MARÍA FORTUNA

Una gran multitud de quintanenses se dieron cita el pasado 16 de julio en la procesión de la Virgen del Carmen. Tras más de treinta años la imagen volvió por tercer año consecutivo al Camino de Zalamea en un emotivo recorrido que acogió a jóvenes y mayores.

Después de semanas de preparativos y mucho empeño por parte de los vecinos un verano más y la parroquia Nuestra Señora de los Milagros, el deseo se hizo realidad y la imagen salió del templo para volver a sus raíces.

La procesión tuvo una gran carga emocional por los recuerdos que a muchos vecinos les evocaba ver la imagen en su calle.

El recorrido, como ya es tradición, se extendió desde la puerta de la parroquia hasta el final del Camino de Zalamea. «Tras llegar al término de la calle, cuando nos dispusimos a bajar las vecinas habían preparado a mitad del camino de regreso una mesa, donde la virgen descansó y hubo dulces y refrescos para todos», explicó el párroco de la localidad, Antonio Nogales.

En vista de la acogida y el recibimiento que tuvo la virgen en 'su calle', desde la parroquia tienen intención de volver a instaurar esta tradición cada julio en honor a aquellas personas que en su día impulsaron la procesión.