El CD Quintana tras vencer por 0-2 a Herrera / CEDIDA

El CD Quintana, único equipo sénior extremeño en ganar todos los partidos

Han ganado 9 de 9 y se sitúan líderes de su grupo con 27 puntos

María Fortuna
MARÍA FORTUNA

El CD Quintana es ahora mismo noticia en el deporte extremeño. Después de tres fases de ascenso frustradas y años anteriores donde se encadenaban las derrotas, los rojillos copan titulares esta vez porque son extraordinarios. 'Mejor o mayor que lo ordinario' es el significado literal del adjetivo que define a este equipo porque, además de situarse líder indiscutible de su grupo con 27 puntos de 27 posibles, es el único equipo sénior extremeño que ha ganado todos los partidos desde que comenzó la liga.

Hasta el domingo pasado compartía hazaña con el SF San Jorge, sin embargo, un empate de este ante el Montijo B hizo que los rojillos fuesen los únicos en mantener este récord. Diego Gallardo, 'Martagon', confiesa que no se lo había planteado y le llegó por sorpresa. «Estoy contento, pero ganar todos los partidos, aunque es una ventaja, no es el objetivo. Si perdemos algún encuentro no pasa nada mientras que quedemos primero de grupo».

El técnico lo tiene claro y así se ha visto desde la pretemporada, donde el equipo ya mostró todas sus credenciales y una calidad en el juego que poco tenía que envidiar a conjuntos de categorías superiores, a los que más de una vez este año ha vencido en amistosos. «Tenemos jugadores de otras categorías y eso se nota, prácticamente toda la plantilla podría jugar en divisiones mayores. El poder entrenarlo y trabajar con ellos me hace sentir un privilegiado».

Todos los pronósticos apuntaban a un inicio de temporada muy halagüeño, pero quizás este adjetivo se queda corto puesto que domingo tras domingo han vencido al rival y en muchas ocasiones por goleada. Las más destacadas; el 0-6 ante con el que cerraron la primera vuelta ante Siruela, el 6-2 ante el Olympic Peleño, tercer clasificado de la tabla, o el 6-3 ante Malpartida.

Esos resultados no son fruto ni muchos menos de la suerte ni la casualidad, si no de un bloque sólido que trabaja a conciencia en cada entrenamiento y lo da todo en cada partido. «Si hay que hablar de las claves del éxito son el compromiso de los jugadores, sin apenas ausencias en los entrenamientos, la calidad que tienen y el esfuerzo por parte de todos».

Una plantilla que logra crear el once perfecto cada partido con jugadores de casa como Lolo Cartón, Chema, Pedri, Sosa, Bala, Saviola, José Antonio Bravo, Alejandro Gallardo, Alberto, Alejandro Barquero, Fernan Tena o César y aquellos llegados desde otros puntos de la región, como Víctor Adame, Pota, Mangui, Damián, Rober, Manu Fernández, Bravo o Curro, fichaje estrella que copa gran parte de las miradas en los partidos.

En cuanto a refuerzos, el pasado diciembre llegó Manuel Ruano, procedente de la SP Villafranca y la semana pasada Antonios Huertas, portero procedente del CD Castuera. «Estamos siempre abiertos a nuevas incorporaciones. En estos momentos buscamos un central para reforzar la posición».

Diez jornadas restan hasta abril para determinar la clasificación final en la que Gallardo tiene claro que pelearán por la primera plaza. «Nos da ventaja de cara a los play off para elegir campo y tener la vuelta en casa con el público a favor y sabiendo el resultado del partido de ida».

Esa es la meta, pero todavía queda disputar la segunda vuelta. «Espero que se mantenga el nivel que se ha demostrado hasta ahora. Intentaré a toda costa que no suceda, pero mi mayor temor ahora es que el colchón de puntos que tenemos y la superioridad numérica con respecto a los otros equipos del grupo hagan que se relajen».

Con la predisposición de ir a por todas y no bajar la guardia ni un minuto encontramos al técnico de un equipo que está demostrando que cuando se hacen bien las cosas, los resultados llegan solos. Mañana, domingo 16 de enero, ante Talarrubias partirán de la casilla de inicio para ir partido a partido acercándose a la fase de ascenso donde si los pronósticos no fallan 'a la cuarta irá la vencida'.