García Lorca, protagoniza la programación teatral del Rodríguez Ibarra

Una de las escenas de las cinco protagonistas de la obra. ::/CEDIDA
Una de las escenas de las cinco protagonistas de la obra. :: / CEDIDA

El último amor de Lorca y Genoma B, basada en la obra del poeta 'La casa de Bernarda Alba' llenaron el auditorio quintanense

María Fortuna
MARÍA FORTUNA

El teatro Rodríguez Ibarra continúa ofreciendo una amplia y variada programación que le han convertido en uno de los puntos de referencia de la comarca en ocio y cultura.

Durante el pasado mes, en materia teatral, el protagonista indiscutible ha sido el consagrado poeta Federico García Lorca.

Si bien el pasado 15 de febrero el auditorio colgó el cartel de aforo completo durante la obra 'El último amor de Lorca', el pasado sábado 15 de marzo, 'La casa de Bernarda Alba' una de sus grandes creaciones, llegó al escenario quintanense a través de la versión de Genoma B.

El texto original de Miguel Murillo bajo la dirección de J. Reinaud puso en escena la primera de las obras, que emocionó a los espectadores con la historia de Juan Ramírez de Lucas. Este crítico español, fallecido en 2010, dejó en herencia una caja con un diario, dibujos, poesías y una carta de Federico García Lorca, en la que se revela que fue el último amor del poeta.

La representación recreó uno de los momentos históricos de mayor transcendencia cultural del siglo XX marcado por el logro de los derechos de la mujer. Lorca, Margarita Xirgu o Pura Ucelay fueron los protagonistas de esta tragicomedia que, junto con la música y el baile, pusieron al auditorio en pie.

Genoma B

El pasado sábado, el telón volvió a abrirse para acoger Genoma B, una representación teatral basada en la 'Casa de Bernarda Alba'.

Dirigida por Juan Antonio Moreno y Ángeles Vázquez, ofreció una versión llena de libertad y novedad, sorteando, sin ningún problema, la presión de interpretar estse clásico escrito por el granadino en verano de 1936.

El escenario acogió a las hijas de una España en la que haber nacido mujer, como dice el texto, era «el mayor de los castigos». La ausencia de diálogos además de la invisibilidad aparente de algunos personajes clave son algunas del as mayores novedades de este montaje. Además destacó la puesta en escena 'contemporánea y flamenca' que presentó una versión que acoge diversas especialidades artísiticas cuya originalidad y el trasfondo musical emocionaron a un público entregado que no perdió detalle de la obra.