Andrés Mera Guisado, más de dos metros de disposición y buena voluntad

Ayuda y colabora en muchas actividades deportivas y otros eventos

Andy con su coche dispuesto a colaborar en un evento deportivo
GENTE CERCANA

No acostumbra a pasear, cuando va por la calle tiene siempre muy claro dónde va, aunque solo sea a comprar una bolsa de pipas donde su amigo Juan el de los recreativos y charlar un rato con él.

No se puede decir que haya tenido una vida dura ni mucho menos, pero sí confusa. Andrés explica que cuando era tan solo un niño, empezó a sospechar por los rumores que observaba en su barrio y en la escuela, por sus propios amigos y compañeros de clase que era adoptado,  que sus padres eran muy mayores para la edad que tenía él, hasta que un día lo descubrió.

Sin embargo esto ha sido algo que una vez se lo explicaron sus padres adoptivos, no le ha vuelto a preocupar.  Andy, que es como le llama todo el mundo nació en el país vasco aunque solía visitar Quintana con regularidad, sin embargo cuando contaba con 21 años dejó su barrio de San Andrés de Mondragón y se trasladó definitivamente a Quintana de la Serena.

En el país vasco tiene muchos amigos y familiares, pero ya se ha adaptado a este pueblo y es donde quiere seguir, allí están sus raíces su pueblo y su Real Sociedad.

Hace unos años pasó por la muerte de sus padres,  pero lo ha superado con intrepidez. Después ha querido conocer a sus padres biológicos, ya no porque se sintiese solo, sino por saber como son, 'deben ser chicarrones del norte como yo', comenta en tono jocoso.

Ha removido 'Roma con Santiago' para intentar localizarlos, hasta que los organismos que realizan estos trámites encontraron a sus progenitores reales en tierras vascas. Sin embargo estos quisieron seguir en el anonimato. 'Me hubiese gustado conocerlos, aunque tan solo hubiese sido por fotografía, pero bueno si no puede ser, no los puedo obligar', afirma. Un mal trago que también ha superado y que no ha mermado para nada su forma de ser y sobre todo su principal cualidad. Cualidad que no es otra que su gran voluntad en colaborar y ayudar.

MUY VOLUNTARIOSO

Si el club ciclista hace una ruta, ahí está él ofreciendo todo lo que tiene, incluyendo su fuerza y energía además de su coche o su quad. Está en el paro, sin embargo no le falta actividad, si hay que utilizar el coche para acompañar un grupo de ciclistas del club local, él es el primero en colaborar.

Se ofrece voluntario para todo lo relacionado con el deporte, el espectáculo o cualquier otro evento, se celebre en el lugar que sea, si hay que hacer mil kilómetros se hacen, pero lo suyo es colaborar con sus amigos, conocidos y por su puesto su pueblo de adopción.

Ha estado en Protección Civil hasta que la agrupación local desapareció, sin embargo está dispuesto a ir a cualquier sitio en el que se necesite este servicio. Acompañando a cualquier agrupación como ha hecho en varias ocasiones.

Como no podría ser de otra forma, es miembro de la peña de la Real Sociedad de Zalamea de la Serena, el equipo de sus amores, peña con la que colabora montando la caseta en ferias y otros eventos, poniéndose a disposición de la misma para desplazamientos a la hora de ir a ver partidos y muchas cosas más.

Le gustan los camiones, los coches deportivos, las motos, los quads y todo lo que emita ruido, tenga ruedas y motor, pero lo que más le gusta es colaborar, sus cosas son las de los demás, un chicarrón del norte de más de dos metros de voluntad.