José Ángel Rodríguez / JOSÉ A. PÉREZ

Gente Cercana

«Para hacer frente a algunas situaciones es necesario tener mucho autocontrol»

José Ángel Rodríguez Romero recibe la Medalla a la Permanencia en el Servicio tras 27 años como Policía Local en Quintana

María Fortuna
MARÍA FORTUNA

El agente de Policía Local José Ángel Rodríguez ha recibido la Medalla a la Permanencia en el Servicio. 27 años al frente le han bastado para recibir esta distinción por su carrera. Una profesión arriesgada pero gratificante, en la que su máxima es servir y proteger a los ciudadanos de Quintana.

«Todos los días te sientes bien al ofrecer un servicio público y poder ayudar a las personas». Pero si hay que hablar de un momento que rememora de manera especial por la labor que desempeñaron, lo tiene claro: «El 7 de julio de 2007 nos anunciaron que se había perdido una niña en Quintana a la cual todos recordamos. Estábamos en la boda de un compañero, nos fuimos inmediatamente y comenzamos a buscar, sin descanso, desde ese instante día y noche hasta el fatal desenlace una semana después». En momentos tan delicados y en otros complicados, explica que son esenciales la mesura y el autocontrol «porque si no es difícil hacerles frentes y resolverlos en cualquiera circunstancia».

Ahora, aprovechando este reconocimiento a su trayectoria, echa la vista atrás para hacer un balance de las últimas tres décadas en la localidad. «Han cambiado muchas cosas, sobre todo lo relacionado con seguridad vial. Hace diez años casi nadie se ponía el casco o el cinturón, por ejemplo, y ahora ya son una minoría quienes no lo hacen».

En cuanto a la formación también destaca cambios. «Ha habido una gran evolución en materia de cursos desde la Academia de Seguridad Pública de Badajoz los cuales nos permiten afianzar y actualizar los conocimientos y el aprendizaje para después desempeñar mejor nuestro trabajo».

Covid-19

Por si fuera poco, desde marzo, ser Policía Local supone un plus de riesgo y responsabilidad añadida con la llegada de la Covid-19 a nuestras vidas. «El comportamiento en Quintana ha sido y está siendo bueno por lo general en comparación a lo que he podido ver en otros pueblos. No faltan algunos actos irresponsables, pero son los menos.».

Además, añade que desde que se declaró el brote en Quintana la vigilancia está siendo estricta hecho que afirma, también ha contribuido en la superación de la crisis sanitaria. «Hacemos un control diario de mascarillas y cierre bares en las noches de fin de semana para evitar aglomeraciones. Los establecimientos siempre acatan la ley y cierran a la 1 en punto aunque lo cierto es que la única manera de evitar el virus es acatar las normas porque nosotros no podemos estar en todas partes a cada momento».

Momentos de miedo inevitable vividos durante los últimos meses pero que en ningún momento han aminorado su sentido del deber. «Mi mujer es auxiliar de enfermería en UCI y yo Policía, por lo que durante el confinamiento evitamos al máximo el contacto en casa por estar expuestos al virus. Fue duro pero nunca dejamos de estar al pie del cañón».

Recuerdos que hace que hoy más que nunca quiera dedicarle a ella esta medalla. «A Agus, mi mujer de manera especial por ser la persona más importante de mi vida y también a mis hijos y a sus parejas a las que considero como hijas. Ha sido un orgullo para mí recibir este reconocimiento y quiero compartirlo con todos ellos», concluye emocionado.