La localidad conmemoró el Día del Libro a través de los cuentos clásico

Los niños en el encuentro de la biblioteca /CEDIDA
Los niños en el encuentro de la biblioteca / CEDIDA

Los más pequeños visitaron la biblioteca y los alumnos de Primaria conocieron la historia de Moby Dick a través del teatro

María Fortuna
MARÍA FORTUNA

La localidad en su afán por fomentar la cultura acogió un año más una variada programación para conmemorar el Día del Libro. En este caso estuvo centrado en los más pequeños a través de una serie de actividades organizadas. La primera de ella se llevó a cabo el 23 de abril con los alumnos de Educación Infantil del colegio Virgen de Guadalupe. Los niños de 3, 4 y 5 años visitaron la biblioteca en compañía del equipo docente, de las cuidadoras y el resto de trabajadores del colegio.

Una vez allí, las responsables del centro tenían preparado una serie de actividades para ellos durante toda la mañana. Los primeros en llegar fueron los alumnos de Primero y Segundo de Infantil que disfrutaron del video 'Pepa Pig va a la biblioteca' con el que pretendían familiarizar a los más pequeños con los libros y el trabajo que allí se ejerce. «Queríamos que fuera una primera toma de contacto para que el entorno les comenzara a sonar y así pudieran desde pequeños tener conciencia de lo importante que es desarrollar una afición por los cuentos y la lectura», informan las responsables de la biblioteca.

Una vez que terminó el video colorearon unos dibujos que les entregaron con diferentes motivos infantiles todos ellos relacionados con los libros. Seguidamente fue el turno de los niños que cursan Tercero de Infantil que realizaron la misma actividad pero en este caso visualizaron un video del personaje de dibujos 'Caillou'. «Al ser un poco más mayores los niños son más conscientes del hecho de ir a la biblioteca y del maravilloso mucho que ofrecen los libros».

Al terminar, de igual manera, estuvieron coloreando los dibujos y recortándolos. Para finalizar la actividad, en la que participaron un centenar de niños, las bibliotecarias entregaron a todos una bolsita con caramelos como recompensa por su buen comportamiento durante la mañana. 'Quédate con los clásicos' Las actividades se retomaron el 25 de abril este caso en el cine teatro Rodríguez Ibarra.

En esta ocasión la programación estaba dirigida a los alumnos de Primero, Segundo y Tercero de Primaria. Para ellos se organizó un cuentacuentos que previamente habían solicitado desde la biblioteca dentro del Plan de Fomento a la Lectura de la Junta de Extremadura. «Nos llegó la solicitud, decidimos solicitarla y en la resolución vimos que habían concedido la beca a nuestra biblioteca con el cuentacuentos 'Quédate con los clásicos'».

En este caso, explican que la temática escogida fue Moby Dick, basado en la novela del escritor Herman Melville publicada en 1851. La popular historia narra la travesía del barco ballenero Pequod, comandado por el capitán Ahab, junto a Ismael y el arponero Quiqueg en la obsesiva y autodestructiva persecución de un gran cachalote blanco. La actividad estuvo a cago de la compañía de teatro infantil Atakarma que contaron a través de unas láminas grandes de papel este popular cuento y se centraron sobre todo en la caza de las ballenas. Tras finalizar la narración, en la cual los niños no perdieron detalle por el dinamismo de la actividad, llegó el momento más divertido para todos con los títeres. Una de las actrices escenificó con marionetas varios cuentos infantiles clásicos como los 'Tres Cerditos', 'Caperucita Roja' o 'Ricitos de Oro y los Ositos', entre otros. La magia de los cuentos junto con la cuidada interpretación de la actriz hizo que los niños disfrutaran de la jornada recordando las historias de siempre. «Es imprescindible que hoy en día con tanta videoconsola e internet al alcance de todos, no se pierdan las narraciones de los clásicos que tanto han marcado en las generaciones anteriores», informan las responsables. La importancia, destacan, reside en los valores de amistad y tolerancia que transmiten cada uno de ellos y que son «necesarios en un tiempo en el que la violencia en la pantalla ha eclipsado por desgracia comportamientos basados en el respeto», declararon desde la compañía Atakarma.