El edificio de la estación posteriormente convertido en albergue / CEDIDA

Regresa la romería de 'La estación' el 1 de mayo

Este año cuenta con una programación especial que incluye música y actividades infantiles, entre otros

María Fortuna
MARÍA FORTUNA

Tras dos años cancelada por la pandemia, la popular romería del 1 de mayo en la antigua estación de tren vuelve por todo lo alto. Los vecinos están deseando disfrutar de este día que cuenta con historia y tradición y que gira en torno al Día internacional del trabajo.

Este año, para celebrar su regreso, desde el Ayuntamiento de Quintana han organizado una programación especial que comenzará en la noche del 30 de abril con una fiesta a partir de las 20.00 horas a cargo del restaurante 'Cañada Real' con dj Mangel Fort, Fruktu dj y Alejandro C.

El siguiente día, además de las casetas, la estación contará con animación infantil gratis, con castillos hinchables, tiro con arco etc. Y a partir de las 20.00 horas tendrá lugar 'la mejor fiesta de los 80' a la que seguirá una sesión de dj Nono, todo a cargo de 'Cañada Real'.

Origen y evolución de la fiesta

El origen de esta fiesta tiene carácter internacional y se remonta al año 1886 en Chicago. Allí tuvo lugar la famosa revuelta de Haymarket. Previamente durante el mes de abril trabajadores de todo Estados Unidos que habían estado pidiendo una jornada laboral del 8 horas, amenazaron con empezar una huelga el primero de mayo si sus jefes no cedían. En Chicago esta huelga duró tres días y el 4 de mayo comenzó una batalla violenta entre los manifestantes y la policía. Durante la revuelta, una bomba que mató varios policías llevó a la detención y encarcelamiento de más de 30 protestantes y el asesinato de 5 ciudadanos acusados de estar relacionados. Esto derivó en una discusión seria sobre derechos obreros en gobiernos alrededor del mundo. Finalmente, en 1889, el Primero de Mayo fue declarado Día Internacional del Trabajo por la Unión General de Trabajadores de la Segunda Internacional.

Ese mismo año, España celebró su primer Día del Trabajador, lo cual fue adoptado de dos maneras diferentes por el movimiento obrero español: los socialistas conmemorando una 'fiesta del trabajo' con el intento de apoyar el sector evitando la violencia, y los anarquistas llamando a una huelga revolucionaria.

Guerra Civil Española

Continuando en la línea del tiempo, en medio de la Guerra Civil Española Franco abolió el Primero de Mayo con un decreto en 12 de abril de 1937. Y casi 20 años después de que pusiera un fin al Día del Trabajador español, la Iglesia Católica intervino.

En 1955, el papa Pío XII decidió dedicar el primero de mayo a la fiesta de San José Artesano, también conocido como San José Obrero. Por ello, Franco incorporó el feriado al año siguiente. Empezando en 1956, las manifestaciones en lucha a los derechos de los trabajadores fueron reemplazadas por misas en iglesias de todo el país, en honor a lo cual se tornaría el patrón de los trabajadores.

Celebración en Quintana

Durante esos años, y en los primeros de la democracia, una vez que fue restablecida en 1978, en Quintana ese día las familias iban a la ermita de San José Obrero, situada en la carretera de Valle en el camino a San Isidro, como los cuarenta años anteriores, o bien a la estación de ferrocarril, visitado por los entornos de izquierda que pretendían dejar atrás la sombra de la dictadura y sus tradiciones, dándole una vuelta de hoja a esta festividad. Por ello, desde la década de los 80 la mayoría de los vecinos visitan la estación en la romería que se ha consolidado década a década últimas décadas.

Con la llegada del nuevo siglo, la peregrinación a la ermita de San José fue decreciendo hasta que en la actualidad la celebración se congrega toda en el recinto de la estación y el posterior albergue. Si bien es cierto, que estos últimos años la fiesta ha evolucionado, pues los jóvenes acampaban al aire libre para disfrutar de la romería durante el día y la noche anterior, pero hoy en día vuelven al pueblo a dormir y continúan con la celebración al día siguiente.

Otra de las prácticas que se ha ido incorporando en la última década, es la cesión por parte ayuntamiento y la mancomunidad de municipios de una carpa móvil que montan para que los jóvenes de bachillerato recauden dinero a través de comida y bebida para el viaje de fin de curso. Junto a esta caseta suelen instalarse otras de establecimientos de la localidad. Este año las altas temperaturas han favorecido la gran afluencia de quintanenses que preparados con su cesta del almuerzo compuesta por tortillas, empanadas, embutidos y bebidas, disfrutaron en familia y con amigos de una de las fiestas con más tradición de la localidad