Fernández Vara pide a sus consejeros humildad, ética y honestidad

Los consejeros del nuevo Consejo de Gobierno han tomado hoy posesión de su cargo / BRÍGIDO

El presidente de la Junta incide en la importancia del silencio positivo cuando los ciudadanos piden respuestas a la Administración

Juan Soriano
JUAN SORIANO

El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, solicita a sus nuevos consejeros humildad, ética y honestidad en el desempeño de sus funciones en el Gobierno regional.

La toma de posesión de los consejeros fue similar al acto que tuvo lugar hace cuatro años. Ahora hay tres consejeros más, lo que implica más asistentes como invitados; pero sin el interés del regreso al poder del PSOE tras una legislatura con el PP al frente de la Junta.

Este tipo de actos son al mismo tiempo serios y emotivos. Mientras uno de los nuevos consejeros atendía a los medios se podía ver a Fernández Vara charlando con unos niños, o al secretario del PSOE en Cáceres haciéndose una foto con las cuatro consejeras de la provincia, la presidenta de la Asamblea y la presidenta de la Diputación Provincial.

«No quiero a gente trabajando hasta las once de la noche», afirmó el líder socialista

De ahí que el discurso de Fernández Vara no dejara grandes mensajes, aunque no por eso careció de algunas recomendaciones a sus nuevos consejeros. El presidente de la Junta afirmó que con la toma de posesión concluye una semana importante para el Gobierno, que comenzó el día 25 con la votación de investidura. Pero que ahora comienza un tiempo que debe ser importante «para la vida de los demás».

«Venimos para servir, no para mandar», precisó. Y recalcó que los consejeros «reciben el poder, pero no la autoridad», algo que deben ganar con su trabajo.

«Si representamos a la gente humilde tenemos que ser humildes; si representamos a la gente sencilla, tenemos que ser sencillos», afirmó. Y añadió que «la política se topó con la corrupción, y tenemos que hacer un esfuerzo por hacer de la honestidad y de la ética pública nuestras verdaderas señas de identidad».

También reclamó que se dé respuesta a los ciudadanos, y destacó la importancia del silencio positivo en la Administración. Asimismo, pidió a los consejeros que cuiden de sus familias. «No quiero a gente trabajando hasta las once de la noche», afirmó.

Primeras palabras

Tras la toma de posesión, los miembros del Consejo de Gobierno ofrecieron sus primeras impresiones. La vicepresidenta primera y consejera de Hacienda, Pilar Blanco-Morales, mantendrá las competencias en materia de hacienda, ingresos públicos, Intervención General, presupuestos y tesorería, patrimonio, financiación autonómica, política financiera, servicios jurídicos, función pública y radiodifusión y televisión, a lo que unirá la evaluación de políticas públicas y calidad de los servicios. Según dijo, espera mantener el control del déficit y mejorar la Administración regional.

Como vicepresidente segundo estará José María Vergeles, quien tendrá las competencias de sanidad, dependencia y accesibilidad universal, servicios sociales, infancia y familia y prestaciones sociales. Una de sus prioridades será «volver a la esencia de lo que fue la atención primaria de salud y combatir con fórmulas imaginativas la falta de especialistas», así como reforzar unos servicios sociales «basados en la justicia social y no en la caridad».

Begoña García Bernal mantendrá las competencias de agricultura y ganadería, desarrollo rural, ordenación y gestión forestal, prevención y extinción de incendios forestales, ordenación del territorio, urbanismo e interior; a lo que sumará la gestión de sociedades cooperativas y laborales y las políticas en materia de población. Sus dos principales objetivos serán «la nueva PAC y el reto demográfico».

Rafael España se estrenará como consejero de Economía, que llevará las áreas de planificación y coordinación económica y estadística, comercio e inversiones, promoción empresarial, sociedad de la información, investigación y política universitaria. La digitalización de las zonas rurales y la potenciación de la ciencia y la innovación serán algunas de sus prioridades.

Esther Gutiérrez mantendrá las competencias de política educativa y formación, excepto las vinculadas a la universidad, y las de trabajo y empleo. Aspira a seguir avanzando en derechos e innovación educativa, así como en la atención a la diversidad y en el impulso a la formación profesional. También desea un empleo de mayor calidad e incidir en la lucha contra el paro femenino.

Hasta ahora consejera de Cultura, Leire Iglesias se encargará de infraestructuras viarias (antes en Economía), transporte (estaba en Medio Ambiente) y vivienda (correspondía a Sanidad). Destacó la demanda social de mejorar las comunicaciones y el transporte, así como la necesidad de fomentar «la capacidad de acceso de los ciudadanos» a la vivienda.

Portavoz de la Junta en la pasada legislatura y responsable de relaciones con la Asamblea, Isabel Gil Rosiña suma ahora a su cartera las competencias en materia de mujer, derechos del colectivo LGTBI, juventud y cooperación internacional. Se mostró dispuesta a «seguir mejorando la vida de nuestros ciudadanos» junto a las asociaciones del sector.

Las competencias de patrimonio y promoción cultural y deportes, así como las de turismo que tenía Economía, se atribuyen a Nuria Flores, otra nueva incorporación al Gobierno regional. «Trataremos de dar oportunidad a todo ese potencial que tenemos», expuso.

Olga García, hasta ahora en Economía, se llevará a Transición Ecológica y Sostenibilidad las áreas de infraestructuras hidráulicas, industria, energía y minas, a las que se añaden conservación de la naturaleza y protección ambiental. Según dijo, con esta consejería se apuesta por «mejorar el bienestar de la región sin ponerla en riesgo».

Más

Más infomación