Una veintena de mujeres asistieron a la clase de autodefensa femenina

Una veintena de mujeres asistieron a la charla /CEDIDA
Una veintena de mujeres asistieron a la charla / CEDIDA

Esta actividad formó parte de la programación que la localidad puso en marcha contra la Violencia de Género

María Fortuna
MARÍA FORTUNA

Quintana se une un año más a la lucha contra la violencia de género en el mes que la conmemora. Por ello se está llevando a cabo distintas actividades destinadas en gran medida a la mujer que comenzaron el pasado 19 de noviembre ayer y se extenderán hasta el 16 de diciembre con la tradicional ruta a Cancho Roano en la que participan todos los pueblos de la comarca.

Los ejercicios que enseñaron a las asistentes
Los ejercicios que enseñaron a las asistentes / CEDIDA

La primera semana de noviembre tuvo lugar la colocación del lazo morado en la fachada del Ayuntamiento de Quintana, gesto que se lleva realizando desde hace varios años con el apoyo de toda la corporación municipal, junto a él luce una pancarta reivindicativa.

«Es necesario denunciar públicamente este tipo de violencia porque es un problema que afecta a la sociedad actual. Aunque las víctimas van disminuyendo con el paso de los años, aún queda mucho por luchar para que ese número descienda a cero. Es necesario concienciar a los jóvenes para que se eduque en la igualdad y se erradiquen este tipo de actos machistas», declara José Antonio Tena, concejal de Igualdad del Ayuntamiento quintanense.

El lunes 19 de noviembre dieron comienzo las actividades con un taller de autodefensa destinado al público femenino. Impartido por la Federación Extremeña de Lucha, participaron más de una veintenas de mujeres quintanenses de todas las edades. Este estuvo organizado por el Instituto de la Mujer de Extremadura, la Ofina de Igualdad de mancomunidad de municipios de La Serena, el Ayuntamiento de Quintana.

Durante la mañana, los instructores enseñaron diferentes ejercicios para adquirir habilidades, técnicas y destrezas de defensa personal encaminadas a resolver situaciones de agresiones reales, ante las cuales, recalcaron «ninguna mujer está exenta».

Cuatro horas de clase en las que las asistentes se mostraron muy receptivas en todo momento. «Somos conscientes del peligro al que estamos sometidas las mujeres cada día, ya no solo en la calle o en grandes ciudades, si no en nuestros puestos de trabajo o en cualquier momento cotidiano, por eso es muy necesario este tipo de enseñanzas».

 

Fotos

Vídeos