'Viriato' y su traición conquistaron al público del Rodríguez Ibarra

Una de las escenas de la obra con Paca Velardiez como Nura. :: /CEDIDA
Una de las escenas de la obra con Paca Velardiez como Nura. :: / CEDIDA

Los actores, bajo la dirección de Paco Carrillo, agradecieron la acogida de los espectadores quintanenses

María Fortuna
MARÍA FORTUNA

La localidad sigue apostando por la cultura una vez más al ofrecer una extensa y variada programación teatral a lo largo de todo el año. Si el pasado 2018 muchos fueron los títulos que se representaron en el Rodríguez Ibarra, el recién estrenado año lo hizo por la puerta grande al acoger el pasado 18 de enero 'Viriato', el montaje de Verbo Producciones, bajo la dirección de Paco Carrillo.

El texto de nueva creación de Florián Recio cautivó a todos los espectadores quintanenses. La obra, que recibió notables críticas por su belleza y su intensidad tras su paso por el Teatro Romano de Mérida en la 63 edición del pasado 2017, consiguió emocionar a todos los que se dieron en la localidad, llegando público desde varias localidades vecinas.

Esta funde su montaje fundamentalmente en la traición que sufre Viriato, líder de la tribu de los lusitanos, que hizo frente a la expansión de Roma en Hispania a mediados del siglo II a. C. Así pues, esta da paso a valoraciones más profundas en las que entran en juego dos realidades contrapuestas por su naturaleza: La paz y la guerra. Lo inalcanzable que resulta lo primero y lo injusto que sigue siendo lo segundo por mucho que pasen los años, se sumen siglos y se superen milenios.

Paca Velardiez como Nura y José F. Ramos como Corifeo, sirven de nexo de unión entre la tragedia de Viriato y los espectadores. También estuvieron Ana García como Tóngena, Manuel Nenárguez como Minuro y David Gutiérrez como Audax. En el bando de Viriato se encuentran Astolpas de Jesús Manchón y el Olíndico de Pedro Moreno. Juan Carlos Tirado se pusieron en la piel del malo con un Cepión construido a base de rectitud como también Fernando Ramos en el papel de Viriato. El actor extremeño volvió a cautivar a los espectadores quintanenses en esta obra que no dejó indiferente a nadie.